¿Te gusta el estilo nórdico?

Lo caracterizan las líneas rectas y sencillas, los colores claros y luminosos. Maderas claras, en muchos casos sin tratar y luz a raudales!

 

Parece mentira que sean justo los paises donde menos horas de luz natural hay al año los que hayan instaurado este precioso estilo. Quizá sea por este hecho que den tanto valor y prioridad a la luminosidad, a los materiales naturales, limpios y a menudo desnudos, a los blancos puros y tonos neutros en paredes y hasta en suelos.

Muchas veces no somos conscientes de la suerte que tenemos de poder disfrutar de un clima tan benigno como el nuestro. Aprendamos a captar la luz y la sencillez de este precioso estilo.

 

Que conste que el color no está descartado, lo aportan los objetos decorativos en forma de alfombras, mantas de sofá, almohadones, pequeños objetos de decoración y láminas o vinilos para las paredes.

Imperan las líneas rectas y la sencillez para conseguir un aspecto limpio, espacioso y luminoso unido al sentido práctico. En este estilo menos es más.

 

 

Puedes convertir un espacio pequeño en algo singular siguiendo las pautas de este estilo. Imagina tu entrada con un sencillo banco de madera y un par de bonitas almohadas. Esa sensación de ligereza y claridad será la invitación perfecta para entrar en tu hogar. Disfruta del nórdico!

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Vicen (miércoles, 16 mayo 2018 20:39)

    Genial el post. Las fotos chulísimas.